Consejos de buceo para principiantes

Bucear es una de las actividades más interesantes que puede realizar el hombre. Explorar el mar, conocer sus secretos y vida, es una aventura especial. No obstante, si no se toman las precauciones necesarias, pueden ocurrir inconvenientes para la salud de todo aquel interesado en sumergirse en esta apasionante actividad.

Si estás pensando darle una oportunidad al buceo, sea como pasatiempo, o como un objetivo más profesional, te recomendamos leer detalladamente los siguientes consejos de buceo para principiantes, pensados para protegerte y motivarte.

Lee, toma nota, ¡Y al agua!

Consejos para tu primer día de buceo

Prepárate para el agua:

Sea lo que sea lo que te hace pensar en comenzar a bucear, es esencial que te sientas cómodo en el agua. Antes de intentar bucear, necesitas nadar con cierta soltura, y tener la capacidad de mantenerte a flote en el agua. Si no estás 100% seguro de tener las habilidades básicas, practica un poco antes de entrar en el buceo de lleno.

Acostúmbrate a nadar con los ojos abiertos:

Mientras estás en la piscina practicando tu natación, intenta abrir los ojos bajo el agua. Cuanto más cómodo te sientas con los ojos abiertos bajo el agua, más estrés innecesario te ahorrarás durante las inmersiones. Recuerda que en el buceo siempre se tienen los ojos abiertos, gracias al equipo de seguridad. Por tanto, antes de colocarse el equipo ya debes estar preparado para observar el imperio marino que te espera mar adentro.

Revisa la calidad y seguridad de su equipo:

Antes de ir bajo el agua, revisa siempre tu equipo de buceo. Las señales de advertencia de equipos defectuosos incluyen hebillas rotas, olor extraño / sabor a aire, fugas de aire y una aguja que salta en el medidor de aire cuando le quitas el aire al regulador. Si todavía no tienes la experiencia necesaria para darte cuenta de estos detalles, siempre puedes acudir a la ayuda de un profesional.

Especial atención con el regulador:

Uno de los contratiempos más comunes durante el buceo es tener tu regulador, el dispositivo que usas para respirar bajo el agua, fuera de la boca. Aunque esto rara vez es grave, puede causar mucho estrés a los buceadores de todos los niveles, especialmente a los principiantes. Para hacer frente a cualquier inconveniente, practica alcanzar tu espalda baja con las manos o con una rápida contorsión para recuperar tu regulador si llegas a perderlo. Hazlo hasta que hacerlo sea un acto natural.

Haz un primer intento:

Antes de reservar tu destino y gastar mucho dinero en unas vacaciones de buceo únicas en algún lugar remoto, es conveniente que te preguntes si realmente el buceo es para ti. Una bonita forma de comprobar esto es haciendo una pequeña prueba. En la mayoría de centros de buceo te ofrecen la posibilidad de hacer un bautismo de buceo, es decir, una primera experiencia bajo el mar. Al hacerlo aprenderás algo de teoría básica, probarás un par de habilidades y disfrutarás de la libertad de respirar bajo el agua. ¿Contento con la experiencia? ¡Entonces estás listo para el siguiente paso!

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 🐚🐠🐙🦑