Un día de buceo

Un día de buceo, ¿cómo podríamos describir un día de buceo para aquellos que no saben lo que es?

Yo os voy a dar la versión de Marenostrum Divers.

Llegada a la escuela entre las 9-9.30: Llegas, saludas a la gente o, si no conoces a nadie porque es tu primer día, pues en seguida te atiende uno de los instructores. Dependiendo de la actividad que vayas hacer, te podrá tocar ir a clase o empezar a preparar tu equipo para ir directo al agua.

Vamos a poner el caso de que vienes a hacer un buceo de placer. Cogerías tu equipo y empezarías a montarlo, mientras nuestros instructores andan por ahí preguntando como estáis y si necesitáis ayuda.

día de buceo barco la herradura

Amigos comentando la inmersión con su guía.  En el barco de buceo marina

Traslado al barco: Una vez cargado todo en la furgoneta, o nos dirigimos a puerto o el barco viene a por nosotros a la orilla. Durante este breve lapsus de tiempo, empiezan a surgir las típicas preguntas como: ¿a que inmersión vamos? ¿Cómo está el agua? Al final te subes al barco y te dejas llevar por la gran sensación de estar navegando por el mar.

Briefing: Al llegar al punto de inmersión, lo más normal que veas cómo los instructores empiezan a saludar a otras escuelas que andan por la zona. Una conversación muy típica entre ellos puede ser, tranquilamente, algo como: “Oye, ¿a ti no te habían quitado el carnet de instructor? Conversaciones absurdas para romper un poco el hielo.

Seguidamente, vuestro guía os explicará la inmersión que vais a hacer y las normas de seguridad a seguir. A partir de aquí, es todo disfrute. Todo el mundo al agua y a disfrutar.

 

Después de la inmersión

Una vez acabadas nuestras inmersiones, el barco nos llevará de nuevo hacia el centro. Punto de reunión para todo los buzos. Tanto los que están con sus cursos, como los que han ido a bucear de placer, se reúnen el centro para la parte que, a más de uno, le gusta incluso más que la propia inmersión.

buzos la herradura

Marc y Victor, después de sus inmersiones

Este momento se llama LA DECO BIRRA. Al salir de la ducha, verás cómo uno de los instructores está paseando con una caja llena de refrescos, cervezas, o lo que a ti, prácticamente, te apetezca. Este momento es cuando todos ya están relajados. Los alumnos de Open water, Advance, o cualquier otro curso, ya están tranquilos charlando de lo que pasará al día siguiente o por la tarde.

Los buzos están comparando fotos o comentado la inmersión con sus guías.

Después de este momento tan agradable, suele venir el momento foto. Fotos para el recuerdo de nuevos amigos, gente que te ha acompañado y la clásica foto con tus instructores (nos sentimos súper queridos cuando nos la pedís).

Intercambio de números: Como todo deporte o actividad social, tras pasar un día de buceo, suele haber un intercambio de números y fotos, ya que habrás conocido gente nueva y, como todo, siempre hay gente interesante y muy agradable que te gustaría volver a ver.

 

A comer

Llegamos al momento de irse a comer : Este momento suele ser donde los instructores, después del día de buceo, ya tienen hambre y os invitan, muy educadamente, a ir a comer. Un clásico movimiento, que todo el mundo acabe comiendo juntos. Este tipo de comidas es, para mí, donde se crea familia.

Todo el mundo participa, aprendes cosas de gente que no conoces, descubres la vida de tus alumnos. Todas estas cosas hacen que estés más cerca tanto de tus instructores o de los clientes, depende qué rol juegues.

día de buceo inmersión

Raul, Marc y Jose, de vuelta de una inmersión

De la sobremesa para adelante, ya es cosa vuestra. Aunque añado que, más de una vez, ha terminado con una gran fiesta.

Como siempre, chicos y chicas, espero que os animéis a comentar y añadir cosas o a dar vuestra opinión, para que podamos conocer vuestras experiencias también.

 

Aquí os esperamos en nuestro mini paraíso.

Marc Rial Blasquiz

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× 🐚🐠🐙🦑